¿Olvidaste tu clave? Registrate

    Deportes | Internacional

    Nibali gana y la nieve le pone una alfombra rosa hacia lo más alto del podio

    Redacción deportes, 25 may (EFE).- El italiano Vicenzo Nibali (Astana) ganó en solitario una penúltima etapa del Giro de Italia 'descafeinada' por la nieve y el frío, que le pusieron una alfombra rosa hacia lo más alto del podio de una carrera en la que ya fue segundo y tercero en otras ediciones.

    Los 210 kilómetros entre Silandro y el mítico monte de las Tres Cimas de Lavaredo, una etapa considerada clave en este Giro, se convirtieron en una jornada 'normal' por las adversas condiciones climatológicas.

    En la víspera, los organizadores se vieron obligados, por la nieve, a variar el trazado y suprimir los altos Costalunga (2a.), San Pellegrino (2a) y Giau (1a.).

    Vicenzo Nibali dejó claro que se encuentra en un momento dorado de forma y, lejos de seguir el ritmo que debían marcar sus rivales más directos, no dudó en asumir la responsabilidad de la carrera y marcar la pauta a seguir.

    Nibali invirtió en el viaje 5 horas, 27 minutos y 41 segundos, 17 segundos menos que el colombiano Fabio Duarte (Colombia).

    A 19 segundos llegó el también colombiano Rigoberto Durán (Sky), que pasa a ser segundo en la general tras aprovechar el desfallecimiento del australiano Cadel Evans (BMC), que necesitó minuto y medio más que Nibali para cruzar la línea de meta.

    La clasificación general sigue con Nibali al frente, seguido ahora de Rigoberto Duran a 4:43 y Cadel Evans a 5:53 minutos, diferencias que, salvo un accidente, son más que suficientes para que el italiano termine en lo más alto del podio en Brescia.

    Nibali, ganador también de la cronometrada de la decimoctava jornada, decidió dar la dentellada definitiva al Giro y mostró todo su poderío en la ascensión a las Tres Cimas de Lavaredo.

    La escapada del día la protagonizaron Ermeti (Androni), Brutt (Katusha), Hansen (Lotto) y Popovych (RadioShack), que se fueron en el kilómetro 30 y llegaron a tener hasta ocho minutos de ventaja a mitad de carrera, pero fueron neutralizados en las primeras rampas de la ascensión a las Tres Cima de Lavaredo.

    Una subida en la que inicialmente hubo bastante control y respeto entre los primeros de la general, pero que pronto Nibali se encargó de protagonizar, con la nieve y la niebla como compañeras de ascensión.

    Nibali no dudó en animar a sus compañeros de equipo en tensar la carrera y luego fue él quien, a falta de unos cuatro kilómetros para el final, dio el latigazo definitivo y dejó descolocados a Urán y sus compatriotas y descubrió las debilidades de Evans.

    La alianza de los colombianos Duarte, Urán y Betancur, enrolados en equipos diferentes, no funcionó. Evans se quedó solo ante el peligro y Nibali siguió con su escalada hacia la meta.

    La última jornada unirá, si el frío y la nieve no lo impiden, Riese Pío X y Brescia, con un recorrido de 199 kilómetros principalmente llanos.

    En la etapa de hoy no salieron el holandés Gesink, cuarto en la pasada edición, y el italiano Danilo di Luca, suspendido por la UCI por dopaje. 

    Pin

    ¿Qué opinas de esto?

    Leer el Reglamento